Wednesday, Jan. 23, 2019

Claudia Vilte

Escrito por

|

7 septiembre, 2012

|

Sección:

Claudia Vilte

Claudia Vilte nació en Salta y se inició en la música y el canto folclórico siendo una niña. Suele contar que, teniendo 8 años, aprendió los primeros acordes de guitarra y que a los 9 ya cantaba la primera canción con total autonomía. Pero ese quizá no fue el comienzo en el sentido de la sensibilidad hacia el canto popular ya que ¡cuántas veces desde la cuna no habrá escuchado coplear a su abuela!.

Sin embargo no pasó mucho tiempo desde aquella niñez plagada de travesuras guitarra en mano, al momento en que le pidieron subirse a los escenarios, tenía entonces 15 años.

Siendo ya una estudiante universitaria, y cuando ya era identificada por su voz y temática singulares, recorrió los numerosos espacios que le abrieron la puerta en aquella, su tierra de poetas y cantores. Posteriormente vinieron las giras por todo el Noroeste Argentino, en especial, Tucumán y Catamarca, a lo que se sumó una actividad permanente en los pagos de origen de su sangre materna: Purmamarca, en la provincia de Jujuy.

También la conocieron diversos escenarios de Santa Fé, Córdoba y Mendoza, aunque bajo la premisa de su trabajo independiente, jamás participó de los festivales de mayor renombre en el país. “Es sencillo” dice para explicar esa ausencia. “Con todo el respeto que me merecen esas fiestas y mega-reuniones de folcloristas, existen una serie de reglas que se aceptan o no se aceptan, y dentro de las cuales no está muy cómoda una cantora como yo, que cuento con un repertorio no pensado sólo para el aplauso. Me agrada la sintonía con el público y soy capaz de alegrar cualquier reunión, pero lo mío pasa mas por aferrarme a ciertos valores e ideologías que no siempre caen bien, como mi permanente prédica por los derechos y la situación de mis hermanos indios, las situaciones de sojuzgamiento cultural y económico. Quiero testimoniar otras situaciones y cosas, que distan mucho de la visión idílica y pintoresca de nuestra gente casi pensada para el turista”.

Sin embargo, esa lejanía de Claudia de los escenarios “grandes” ha sido compensada por otras satisfacciones, como compartir el escenario en el “Canto a Cachi”, con Gustavo Cuchi Leguizamón, uno de los íconos máximos del folclor salteño ante la Argentina y el mundo, lo mismo que con Eduardo Falú en el “Festival del Chivito”, de Seclantás.

Con Gerardo Machi Falú estuvo en el “Canto de Salta”, en Jujuy y con Víctor Heredia en el “Festival del Tabaco”.

Además, en el marco del Tatanakuy de Humahuaca, ha tenido el privilegio de aproximarse a figuras de la talla de Miguel Ángel Estrella y Jaime Torres. Jujuy también la vio en su Teatro Mitre junto a conocidas figuras de esa provincia y de Salta, en recitales de plena confraternidad.

Como se puede apreciar, Claudia Vilte hace gala de un acercamiento exclusivo hacia artistas con un claro compromiso con el arte y con su pueblo, una estirpe ciertamente diferente de aquellos que acometieron a su carrera como su modo de subsistencia; algo respetable pero que sin duda obliga a  ”negociar” con la realidad más allá del límite del sentimiento folclórico. Tan es así que, en la nómina de sus recitales no faltan los homenajes a desaparecidos, o los que proclaman la necesidad de construcción de una América distinta de la que vivió durante décadas postrada ante intereses externos.

Pese a su peculiar postura, enfrentada al fenómeno del folclore como parte de la cultura de masas, Claudia Vilte siempre se las arregló para estar presente en el mundo de la canción, mediante la edición de trabajos discográficos, todos de producción independiente: “Despierta América”, “Yo soy de aquí”, “Folclore de raíz” y “Las 33 de mano”, compartido junto a los cantantes Mario Salim y Marta Roldán, son los trabajos que circulan entre amigos, músicos y turistas.

Claudia a acompañado esta trayectoria de canto y composición con la enseñanza de instrumentos musicales autóctonos, e incluso de las danzas folclóricas, como profesora de música. Ejecuta con su singular personalidad el charango, la guitarra y el piano, además de algunos instrumentos de viento. En algún momento ha dedicado sus esfuerzos a sensibilizar a la primera infancia, enseñando música en un jardín de infantes y también ha dedicado su tiempo a los niños con capacidades especiales, mediante un taller musical exclusivo para ellos.

Por lo demás, siempre ha contado con el apoyo, en la composición y en los escenarios, de músicos de primera línea en la escena salteña.

A principios del 2000 hizo funcionar, con singular suceso en la “zona de Balcarce” (como se identifica en Salta toda un área de esa ciudad en donde se concentran la gastronomía y espectáculo de distinto tipo), al “Rancho de los Alegres” quizá uno de los pocos sitios en los que se buscó la preservación de las raíces autóctonas, alejada de las versiones más comerciales del folclore. Y hasta el presente, en su Purmamarca materna, se mantiene vigoroso “El rincón de Claudia Vilte“, una peña en la que ella misma y músicos identificados con su sentir, brindan a los visitantes la muestra de la música mas auténtica que identifica a ala cultura del norte argentino y a su enclave latinoamericano.

Fuente: www.claudiavilte.com.ar

 

 

Compartilo con amigos

Noticias relacionadas

Mundo Alterno
Madretierra
Geraldine

About Author

Epsa Music

Dejanos un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>